Verónica está en crisis y 700 empleos en riesgo

La novedad circuló este martes, pero la láctea Verónica se sumó a la extensa lista de firmas que pidieron procedimiento preventivo de crisis, hace alrededor de un mes. Casi centenaria, la compañía argumenta caída de ventas, tiene 700 empleados distribuidos en sus tres plantas en Santa Fe. Voceros oficiales de la empresa aseguraron que la medida es para no tener que cerrar, pero ya hay retrasos en el pago de salarios y los antecedentes no son los mejores: hace años que busca socios y puso en venta parte de sus elaboradoras, sin interesados a la vista.

Verónica tiene sus plantas productivas en las localidades santafesinas de Suardi, Lehman y Clason (cerca de Totoras). En ellas produce leches larga vida, chocolatadas, leche en polvo, dulce de leche, manteca, crema de leche y quesos untables. También, quesos duros, lácteos descremados y otros para consumo industrial.

La planta más comprometida es la ubicada en Suardi, incluso luego de que la misma, hace dos años, recibiera una millonaria inversión en infraestructura y maquinarias. Verónica, de acuerdo a los registros de la Ansés, no deposita las contribuciones patronales y aportes a la seguridad social de sus empleados desde, al menos, febrero del año pasado. Y avisó que pagará los sueldos en tres cuotas. En el Banco Central figura con una deuda bancaria, contraída con entidades locales, de más de 1.110 millones de pesos, aunque sin atrasos de pagos de las cuotas. Las fábricas santafesinas trabajan desde hace un tiempo a menos del 40 de su capacidad instalada, lo que, además, genera deterioro de sus infraestructuras.

El combo de dificultades que atraviesa la firma láctea –fundada en 1923 y con sede administrativa en el barrio porteño de Flores– es peligroso en el paisaje de crisis generalizada y la del sector en particular. En Suardi, ciudad del departamento San Cristóbal cercana al límite con Córdoba, ya cerraron dos plantas del mismo rubro: SanCor, hace una década, y Willner, en septiembre pasado. La de Verónica ocupa a 105 trabajadores en forma directa.

Un directivo de Verónica consultado por Radio Belgrano de Suardi prometió que, pese al procedimiento de crisis –tramitado en la ciudad de Buenos Aires–, las fuentes de trabajo en Santa Fe están aseguradas y que “todo funciona con normalidad”.

El procedimiento preventivo de crisis (PPC) data de la década de 1990 y figura en los artículos 98 y siguientes de la ley 24013. En su momento, se dijo que es un ámbito distinto al concurso preventivo o la quiebra, y permite que las empresas y su contraparte de los trabajadores, a través de los sindicatos y con la mediación del Ministerio de Trabajo, negocien una manera de continuar con la actividad sin despidos masivos y cierres. El año pasado, hubo 108 solicitudes en ese sentido en el país. La crisis económica justifica muchas de ellas, pero en otros, las corporaciones aprovechan el mecanismo para imponer condiciones laborales regresivas a sus empleados bajo la amenaza de dejarlos en la calle. Incluso, es la antesala de cesantías con indemnizaciones recortadas.