¿Qué debe saber una pareja que desea ser padres?

“Lo interesante en una pareja que decide emprender el camino de la maternidad y la paternidad, es darle entidad a su deseo de serlo”, afirma Sonia Martorano, neonatóloga, e inemdiatamente agrega: “el deseo de ambos debe estar presente, ya que, a partir de él, se genera en lo hormonal y en toda la biología de esos seres, como la oxitocina, serotoninas, pensar a ese nuevo ser que va a instalarse en sus vidas.

Desde que la mamá se embaraza, su pareja hará el acompañamiento pertinente y necesario durante estos nueve meses. Se van preparando desde lo psicológico, lo corporal y lo ambiental. En sus mentes comenzará a ocupar el lugar que le corresponde a ese nuevo ser que se está gestando; un ser pensado y querido que deberá ocupar un lugar entre ellos. Ese bebé requiere de ese espacio, su lugar de nuevo integrante de la familia, querido y respetado desde antes de nacer. El que recibirá contención, cuidado y apego seguro.

Por esto es interesante que la pareja acompañe a la mamá en el momento del parto, es pertinente y necesario, ya que allí se establecerá la base de ese vínculo que será entre mamá, papá y bebé. El apego se desarrollará a través de ese vínculo que es tan importante que se desarrolle ya que va a ser factor decisivo en el desarrollo de la psiquis de este nuevo ser.

Sabemos que dentro de sus tres primeros años se irá estructurando la psiquis de este nuevo integrante de la pareja para lo cual el acompañamiento deberá extenderse por el embarazo, el parto, la lactancia donde mamá y bebé dialogan a través de sus miradas y de sus latidos; la mamá y el bebé deben conectar en ese momento porque para el bebé es fundacional y el inicio de la confianza; comienza a sentirse él como un ser valioso por ser querido; si la mamá lo mira, lo acaricia, ese ser irá constituyéndose como un ser querido y valorado, condición fundamental para un adulto con autoestima y seguro de sí”.

La leche materna es irreemplazable. No existe fórmula láctea que pueda suplantar los valores nutricionales e inmunológicos que ella concentra. Solamente deberá sustituirse la lactancia materna en casos excepcionales.

La teta es fundamental desde el momento del nacimiento. Nosotros aconsejamos que presten atención a esa primera leche que tiene una consistencia especial y un color distinto y que llamamos calostro, es el llamado oro líquido por es rico en inmunoglobulina que es la defensa orgánica que el bebé carece al nacer y necesita para enfrentar la vida fuera del útero.

Al calostro no hay fórmula láctea que lo provea, solo la leche materna; sólo a través de la teta. AS partir del segundo y tercer día comienza a cambiar, a tornarse más espeso a adquirir consistencia de leche por tener un alto tenor graso imprescindible para el bebé.

Mientras se extienda la lactancia de la mamá hay que intentar e insistir con ella solamente. Si la mamá tiene que cumplir con actividades fuera de la casa, sugiero que es extraigan leche la coloquen en un frasco en el freezer y luego se descongela y se da en un biberón. Es preferible que le niño durante sus primeros años, consuma leche materna.

Hasta por lo menos lo dos años.

Hay mujeres a las que les cuesta que les baje la leche…

Les aconsejo que ingieran mucho líquido y su firme convicción de que va a poder darle de mamar a su hijo. Y darle tiempo al bebé que complete su reflejo de succión. Prenderlo al pecho y que succione del pezón es lo mejor para ambos. Tiempo, dedicación y paciencia, es una buena fórmula.