Macri vino a Rosario, no se acordó de Belgrano y sólo le pegó a Moyano

Lejos de los actos populares, los desfiles y los discursos oficiales, los festejos por el Día de la Bandera en Rosario fueron modestos y separados. El acto oficial comenzó a las 8.15 con la entonación del himno y el izamiento de la bandera. Estuvieron la intendenta Mónica Fein y el gobernador Miguel Lifschitz pero no pronunciaron discursos. Todo llevó apenas siete minutos. El presidente Mauricio Macri, que confirmó su visita a la ciudad el miércoles a última hora, no participó. En cambio, fue al club Ciclón, de Saavedra al 600, dónde protagonizó otro acto, también breve y con más tinte político que conmemorativo. Lo acompañó la ministra de Seguridad de Nación, Patricia Bullrich, el ex candidato a gobernador José Corral y una poco sonriente Mónica Fein, que confirmó su presencia a último momento y no pronunció palabra alguna. En apenas 10 minutos Macri ratificó el rumbo del modelo y centró su discurso en la lucha contra las mafias que centralizó en las figuras de Hugo y Pablo Moyano.

Macri volvió a la ciudad para un 20 de junio después que el año pasado se bajara a último momento del acto aduciendo problemas en la seguridad. En 2016 y 2017 había participado del acto oficial en el Monumento a la Bandera donde puso en marcha un estricto protocolo con vallas, gendarmes y unos pocos asistentes acreditados. Una imagen que se repitió este jueves, aunque en un espacio más íntimo y cerrado.