Los históricos Pucará que combatieron en Malvinas fueron dados de baja

Después de 44 años, dejará de volar el avión leyenda en la Guerra de las Islas Malvinas: el IA 58 Pucará. Ayer, en la III Brigada Aérea se llevó a cabo la ceremonia de desprogramación del sistema de armas del IA 58 Pucará como avión de combate.

Allí fue el único avión de combate que pudo operar con base en las islas, gracias a su capacidad de despegue y aterrizaje en pistas cortas y con terrenos sin más preparación que un campo llano.

Durante la guerra, fueron 14 los aviones destruidos en combate y otros 11 terminaron capturados por las fuerzas inglesas.

El acto realizado en Reconquista comenzó con la revista de efectivos formados y la entonación del Himno Nacional. Luego se llevó a cabo una invocación religiosa, se homenajeó a todo el personal de los IA-58 Pucará caído en la Guerra de Malvinas, y se hizo un emotivo minuto de silencio. En total, la Fuerza Aérea tuvo 55 muertos en Malvinas, la mayoría pilotos.

El acto final de despedida, realizado en Reconquista, fue presidido por el secretario general de la Fuerza Aérea, Brigadier Fabián Horacio Otero, con la presencia del Intendente de la Ciudad de Reconquista, Amadeo Enrique Vallejos; el director general de Investigación y Desarrollo, brigadier César Cunietti; y el jefe de la III Brigada Aérea, comodoro Darío Luis Quiroga, entre otras autoridades civiles y militares.

En las palabras alusivas, se destacó que la Fuerza Aérea presentó el IA-58 Pucará Fénix que es “una evolución lógica y coherente del noble IA-58 Pucará Alfa, que durante 44 años acompañara en tiempos de paz, crisis y conflicto a numerosas generaciones de jóvenes pilotos de combate”.

Además hubo stands de muestras estáticas, exhibiciones de aviones estáticos y en vuelo, paracaidismo, parapentes y aeromodelismo, además de cantinas, food trucks, cerveza artesanal y heladería.

El Fénix comprende “un adelanto técnico-cualitativo, en un proceso que va desde una aeronave de ataque a otra que permite efectuar misiones de Inteligencia-Vigilancia-Reconocimiento”.

El nuevo avión “permitirá aumentar la capacidad de Vigilancia y Control del Aeroespacio Nacional, con una proyección de empleo por un período aproximado entre 15 y 20 años”, agregó.

El 21 de septiembre había comenzado la navegación final de IA-58 Pucará en configuración de ataque, que consistió en un recorrido por la I Brigada Aérea El Palomar, la IX Brigada Aérea de Comodoro Rivadavia, la VI Brigada Aérea de Tandil y la Escuela de Aviación Militar de Córdoba, para culminar en su unidad de origen, la III Brigada Aérea de Reconquista, Santa Fe.