Lifschitz se lanza como diputado y pone el eje en la reforma constitucional

El gobernador Miguel Lifschitz confirmó de manera elíptica que será candidato a diputado provincial por el Frente Progresista: “Si hay algo que me entusiasma de estar en la Cámara de Diputados es participar del debate de la reforma constitucional”.

Con esas palabras, el actual mandatario terminó confirmando algo que era un secreto a voces desde el año pasado, cuando se frustró la posibilidad de una reforma constitucional en la provincia y Antonio Bonfatti quedó oficialmente en carrera como el “candidato natural” del oficialismo para la elección de gobernador.

Lifschitz encabezará la lista de diputados provinciales del Frente Progresista del mismo modo que, cuatro años antes, hizo el entonces gobernador Bonfatti. Pese a ello, el actual mandatario socialista avisó que seguirá participando del armado nacional de un tercer frente político para enfrentar en octubre al macrismo y al kirchnerismo.

Este martes, Lifschitz afirmó que le “entusiasma” la idea de asumir una banca en la Cámara de Diputados de la provincia para “participar del debate de la reforma constitucional”: una de las metas que se había propuesto en su mandato de gobernador y que quedó trunca ante la falta de consenso político en la Legislatura.

Sobre fines de 2018, cuando el Frente Progresista confirmó que Bonfatti sería el único candidato a gobernador, el propio Lifschitz anunció que convocará a una consulta popular por la reforma constitucional que se realizará en forma conjunta con las elecciones provinciales del 16 de junio. Si bien su resultado no será vinculante, el actual gobernador quiere que el tema sea tratado por la próxima Legislatura y por eso lo planteará como uno de sus ejes de campaña.

El mandatario santafesino trató de estirar el misterio y dijo que recién el día del cierre de listas se confirmarán todas las candidaturas, incluida la suya. “El 22 de febrero vamos a saber quiénes son los candidatos; no tengo una decisión tomada”, indicó Lifschitz en declaraciones a Aire de Santa Fe.

Además, reiteró que a su criterio hubiera sido bueno que se enfrenten al menos dos candidatos oficialistas en las primarias, cosa que finalmente no ocurrirá: “Soy partidario de las internas porque movilizar la militancia, a convocar a distintos sectores, pero tampoco hay que inventarlas. En el caso del Frente Progresista, es una candidatura muy instalada (la de Bonfatti) porque ya ha sido gobernador y no ha salido otra figura para competir”.

“La interna da la posibilidad del debate y de sumar más miradas”, agregó el mandatario, aunque luego advirtió que “si las internas son muy fuertes o violentas, después esos votos no se suman en la general. Hay que tener cuidado”.

FUENTE: Diario El Ciudadano