La ONU denuncia la desaparición de cientos de migrantes regresados a Libia

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos denunció hoy que migrantes interceptados en el Mediterráneo y devueltos a un centro de detención en Libia terminan desaparecidos, «vendidos para trabajos forzados» o entregados a contrabandistas que ofrecen llevarlos a Europa.

«Instamos al Gobierno libio a realizar una investigación independiente de inmediato para localizar a las personas desaparecidas», dijo el portavoz de la Oficina, Rupert Colville, quien denunció las «espantosas condiciones» de detención de los migrantes en Libia.

Solo desde el pasado 30 de abril, la Guardia Costera ha reportado haber llevado a «cientos» de personas concretamente a las instalaciones de Al-Khoms, un lugar supervisado por el Departamento de Combate de las Migraciones Ilegales (DCIM).

Según las informaciones de las que dispone la ONU, en apenas una jornada 230 migrantes ingresaron a Al-Khoms, pero «actualmente allí solo hay 30 migrantes», denunció Colville.

Esas desapariciones estarían relacionadas con la venta de los migrantes a mafias que operan en la zona, que también se dedican a la explotación sexual en el caso de las migrantes mujeres.

El vocero dijo que tanto la Guardia Costera como la oficina para combatir la migración ilegal de Libia (DCIM) son responsables de todas las personas detenidas en el centro de la norteña ciudad portuaria libia de Al-Khoms.