La Municipalidad fortalece el cuidado del arbolado público

La Municipalidad de Rafaela fortalece el cuidado del arbolado público y durante todo el 2018 se llevaron adelante una serie de programas orientados a garantizar la presencia que tienen los pulmones verdes en toda la ciudad.
En primer lugar, y a partir de las tormentas más recientes que se sufrieron, se trabajó en la extracción de árboles para disminuir el riesgo de caídas. En total, se realizaron 1.130 extracciones y o podas de raíces que se encontraban en malas condiciones sanitarias o estructuralmente comprometidas.
Paralelamente, desde el mes junio se desarrolló el plan integral de forestación, a partir del cual durante el 2018 se incorporaron 1.500 ejemplares a lo largo de los 40 barrios de la ciudad. Las especies plantadas fueron fresnos, tilos, plátanos, crespones, liquidámbar, lapachos, jacarandás y crespones. Es importante destacar que la selección de las especies arbóreas está a cargo de los técnicos del área, teniendo en cuenta las condiciones del lugar elegido para su plantación.
Además, cada árbol es colocado con tutores de madera, asegurado con cintas plásticas y un protector anti hormigas, regado y controlado con la colocación de cebos granulados de uso domisanitario (de uso doméstico). En este sentido, las autoridades persiguen una forestación equilibrada, dando prioridad a su vez a los pedidos de forestación realizados por los vecinos.
Por otra parte, se realizó la 24º edición del programa “Crecer Juntos”, que busca generar conciencia sobre el cuidado del arbolado público a través del apadrinamiento de un niño recién nacido. En esta edición se registraron 232 padrinos.
El programa ya tiene padrinos registrados para la edición 2019 y se instalarán urnas para los interesados, quienes deberán completar el formulario correspondiente en el hall de la Municipalidad.
Finalmente, como cada año, se implementó la poda formativa del arbolado público, de acuerdo con la normativa vigente. El personal del Departamento Espacios verdes realizó responsablemente las tareas para garantizar seguridad y crecimiento armonioso de cada árbol.
La poda persigue como finalidad eliminar las ramas secas y ralear las copas de los ejemplares que lo necesiten, para prevenir riesgos de caída con las consecuentes lesiones o daños materiales que pudieran producirse.
Cabe recordar que el protocolo establece la poda de las copas de los árboles en las especies que así lo ameriten, de manera tal que su crecimiento integral sea el ideal a fin de mantener el equilibrio ecológico.
Desde hace muchos años, el Estado municipal viene realizando importantes inversiones en materia forestal. Cada árbol aporta oxígeno, sombra, frescura, belleza, refugio a la biodiversidad y cumple la función de «filtro» para la contaminación ambiental. El cuidado de los mismos contribuye al bienestar general de todos los vecinos.

FUENTE: Diario La Opinión de Rafaela