Feroz ataque de perros a una mujer en una playa en Mar del Plata

Un sangriento y feroz ataque de perros sufrió una mujer en Mar del Plata cuando caminaba por la playa de Punta Mogotes. Los animales le desgarraron los brazos y las piernas y terminó gravemente herida. Debieron internarla y está en terapia intensiva en estado reservado. Los canes ya habían mordido a otra mujer, también con consecuencias de consideración.

La víctima tiene 30 años y salió a caminar por la playa antes de ir a trabajar. Cuando pasaba frente al balneario 6, los animales la atacaron. Debió meterse en el mar helado para ponerse a salvo aunque ya estaba herida.

Afortunadamente, un pescador vió lo que pasaba y consiguió espantar a los perros y pedir ayuda. Luego se sumaron los tres jóvenes de la escuela de guardavidas que trotaban por la costa y convocaron a la ambulancia de la Unidad de Pronta Atención (UPA), en Mogotes. La joven fue trasladada a una clínica privada en en el centro.

«Mi hija Guadalupe caminaba por al playa y fue atacada por los perros. Atinó a meterse al mar para que no siguieran atacándola», dijo a medios locales el papá de la joven, Julio Ferrari. «Por suerte hubo quienes observaron la situación y espantaron a los perros», contó.

Actualmente, la chica se encuentra internada en la unidad de terapia intensiva de la Clínica del Niño y de la Madre, en el centro de la ciudad, y según contó el papá las heridas fueron en brazos y piernas. «Los médicos me dijeron que va a necesitar muchas intervenciones quirúrgicas y reparadoras. Está evolucionando, pero todavía sigue en terapia y su cuadro es reservado». «Los animales le destrozaron las piernas, en una la mordieron más de 20 veces. Por suerte no le mordieron la cara. Más allá de la operación de 3 horas que tuvo ayer, va a tener varias cirugías reconstructivas”, agregó.

Por su parte, la joven estudiante de guardavidas contó que con sus compañeros ayudaron al ambulanciero de la UPA porque estaba solo y reveló una impresionante imagen del estado en que se encontraba la mujer atacada: «Estaba destrozada, los perros le habían arrancado pedazos de piel, tenía los tendones afuera. La pudieron haber matado tranquilamente”.