El gobierno diseña «nuevo protocolo» ante las amenazas de bomba

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, aseguró que «no existe un patrón de alguien en particular en contra del Gobierno» en los últimos hechos ocurridos vinculados a amenazas de bomba, pero adelantó que las autoridades diseñan un «nuevo protocolo para minimizar los perjuicios» que estas acciones ocasionan a la población.

«Estamos haciendo un nuevo protocolo para que no se produzcan estas acciones que perjudican a la gente, y habrá una persecución penal a los que realicen estas llamadas, ya que son un delito que trae perjuicio al país y a la gente», manifestó Bullrich a radio La Red.

Agregó que «no existe un patrón de alguien en particular en contra del Gobierno, lo que hay es un efecto repetición, no un hilo conductor».

La ministra formuló sus declaraciones luego de que ayer se produjeran cuatro amenazas de bomba en el Congreso de la Nación, la Casa Rosada -donde un hombre intentó entrar armado-; y en las estaciones de Retiro y Constitución, donde alrededor de 150.000 personas interrumpieron su viaje.

Además, ayer un hombre de 36 años llamado Francisco Ariel Muñiz intentó ingresar a Casa Rosada con un arma, pero fue detenido y hoy a las 9 el juez federal Ariel Lijo le tomará declaración indagatoria en los tribunales de Comodoro Py.

Dijo que además estas acciones generan «un clima de incertidumbre», por lo que van a «estudiar nuevas medidas para tener mayor rapidez para actuar».

«No sé si las vamos a dar a conocer, pero están vinculadas sobre todo a para los casos de amenazas de bomba», dijo respecto a las acciones que tomarán para actuar con «mayor rapidez».