Corea del Norte pide a EEUU apartar a Pompeo de las negociaciones

Corea del Norte pidió este jueves apartar al secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo de las negociaciones con Washington sobre el programa nuclear norcoreano y le culpó del estancamiento en el proceso de diálogo, horas después del ensayo de una nueva arma táctica.

«Temo que si Pompeo sigue participando en las negociaciones (…) se van a enredar de nuevo», declaró el director general del departamento de Asuntos Estadounidenses en el ministerio de Relaciones Exteriores norcoreano Kwon Jong Gun, según la agencia KCNA.

«Por consiguiente, en el caso de posible reanudación del diálogo con Estados Unidos espero que nuestro homólogo no sea Pompeo sino (…) una persona más atenta y madura para comunicarse con nosotros», añadió.

El diálogo entre Pyongyang y Washington se tensó desde que la segunda cumbre de Trump con el líder norcoreano Kim Jong Un, en Hanoi, terminara sin resultados.

Esta no es la primera vez que Corea del Norte critica a Pompeo.

Pyongyang ya lo había acusado, junto al asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca John Bolton, de ser responsables del fracaso de la cumbre de Hanoi por haber «creado una atmósfera hostil y de desconfianza». El verano pasado, Corea del Norte denunció sus «métodos de gángster».

Kwon Jong Gun, que según KCNA respondía a una pregunta de un periodista, dijo que el líder Kim Jong-un dejó en claro que la actitud de Estados Unidos debe cambiar.

«No conocemos los motivos por los cuales Pompeo se satisface de declaraciones irresponsables, si es porque es incapaz de comprender el sentido de las palabras o si lo hace a propósito».

«Estados Unidos no nos hará mover de un ápice con esa manera de pensar», advirtió.

«En la última visita a Pyongyang, Pompeo sostuvo varias veces una audiencia con el presidente de la comisión de asuntos del Estado y abogó por la desnuclearización», dijo.

«Sin embargo (…) tuvo declaraciones irresponsables hiriendo la dignidad de nuestra dirigencia suprema en audiciones en el Congreso la semana pasada, revelando su carácter vil y dejando a las personas razonables estupefactas».

– ‘Tirano’ –

La semana pasada, un senador estadounidense preguntó a Pompeo, que viajó cuatro veces a Pyongyang en 2018, si el calificativo de «tirano» se aplicaba a Kim.

«Por supuesto. Estoy seguro de haberlo ya dicho», respondió Pompeo.

Toda crítica personal a Kim Jong-un es muy mal vista en un país en donde la dinastía Kim es objeto de un culto a la persona absoluto.

Desde el comienzo del proceso diplomático el año pasado, Pyongyang siempre prefirió tratar directamente con Pompeo, que presenta a Kim como su «amigo» y casi nunca evoca la violación masiva de los derechos humanos imputada al régimen norcoreano.

Estas extraordinarias declaraciones fueron publicadas horas después de que KCNA afirmara que el líder norcoreano Kim Jong-un había supervisado el ensayo de una nueva «arma táctica guiada» con una «potente ojiva».

Este ensayo permitió verificar el funcionamiento del «sistema particular de guiado en vuelo y el cargamento de una poderosa ojiva», afirmó KCNA.

Kim Jong-un calificó este ensayo como «muy significativo, ya que incrementa el poderío de combate» de las Fuerzas Armadas norcoreanas.

Esta es la segunda vez que el Norte afirma que procedió al ensayo de un arma desde el comienzo de las negociaciones con Estados Unidos sobre sus programas balístico y nuclear.

Pyongyang ya había anunciado, en noviembre, el ensayo de una «nueva arma táctica de alta tecnología» sin precisar la naturaleza.

Corea del Sur no detectó nada en sus radares, indicó a AFP un responsable militar, estimando poco probable que se haya disparado un misil.

La presidencia surcoreana y el Pentágono no quisieron hacer comentarios sobre este anuncio.

Ankit Panda, analista especializado en temas norcoreanoes, estimó que la «descripción de lo que se ensayó deja pensar que se trata de un misil».

«Pero puede tratarse de cualquier cosa, desde un pequeño misil antitanque teledirigido hasta un misil tierra-aire, pasando por un sistema de cohetes de artillería».

El miércoles, el Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS) con sede en Washington dijo haber registrado señales de actividad la semana pasada en el principal complejo nuclear norcoreano Yongbyon, lo que dejaría suponer que Pyongyang reanudó las operaciones de tratamiento de materias radiactivas.