Colón y un objetivo: el de ratificar la fortaleza de local

Muchos sostienen, con razón, que Colón dejó inexplicablemente cinco puntos en el camino en estas incursiones como visitante. Y están en lo cierto. Los 13 puntos actuales y el puesto 16 en la tabla ponen a Colón en una situación de campaña mediocre, desde lo matemático, que podría haberse transformado en aceptable si en lugar de 13 fueran 18. Pero no se puede “llorar sobre la leche derramada” y sirve el análisis para saber qué fue lo que pasó.

En esa pretendida intención de ser un equipo sólido y que pueda controlar los partidos, los segundos tiempos con Huracán y Rosario Central demostraron lo contrario. Hubieron signos vitales muy buenos en los primeros tiempos —en los que iba ganando y bien—, pero la caída en los segundos tiempos se hizo muy notoria y a eso se tiene que apuntar, a descubrir las causas de esos bajones tan pronunciados.

El Colón de los primeros tiempos no tiene continuidad en los segundos tiempos. A eso debe apuntar Domínguez, que siempre habla de la necesidad de “seguir creciendo como equipo”, una buena declaración de principios que no se termina de concretar en los hechos.

Desde el partido con Godoy Cruz, Domínguez empezó a encontrar una estructura de nombres que se han mantenido, salvo algún pequeño retoque.

Por eso, las chances de que se repita la formación que arrancó en Rosario son crecientes y sobre esa base trabajará Domínguez. Si bien Heredia y Chancalay no tuvieron un buen partido, en el caso de este último venía de ser clave en los goles convertidos ante Huracán, mientras que el “Pupa” es uno de los jugadores que Domínguez sostiene como titulares prácticamente indiscutidos.

Por eso, sería lógico suponer que Colón arranque con el mismo equipo titular que jugó en Rosario y que produjo un aceptable primer tiempo, en el que iba ganando con justicia y hasta estando más cerca del segundo que Central del empate.

El encuentro del sábado entre Colón y Estudiantes se jugará a las 20.30 y será el único partido de la Superliga que se jugará ese día, en el que la atención del país estará puesta en el choque entre Boca y River, que se medirán desde las 17 en la primera final de la Libertadores.

En consecuencia, aquellos que quieran ver el Superclásico, tendrán luego tiempo para llegarse al barrio Centenario, algo que iba a estar muy apretado en el caso de que se hubiese mantenido el horario inicial previsto, que era el de las 19.10.

Desde Colón también se informa que los socios ingresarán al estadio de manera gratuita pero exhibiendo la cuota paga del mes de noviembre.