Central Córdoba y una tarde negra

La visita a Ituzaingó era una buena oportunidad para Central Córdoba de meterse en la pelea, escalar posiciones y pararse desde otro lado en la tabla, pero a los rosarinos no les salió nada. Con un andar desconocido, fue superado por Ituzaingó por 2-1.

Durante el primer tiempo, el Verde estaba más firme y mejor parado en el campo de juego. La defensa de Central Córdoba, que había encontrado solidez en los últimos encuentros, fue vulnerada varias veces, y apenas pasado el primer cuarto de hora el local abrió el marcador cuando Zampini agarró de volea un cabezazo de un compañero y la mandó a guardar.

Ahí el Charrúa reaccionó y tuvo un par de llegadas peligrosas. La más clara con un zurdazo de Flamenco al primer palo que exigió al arquero local. Pero poco a poco Ituzaingó volvió a ganar terreno y golpeó antes del cierre con otra jugada aérea que aprovechó Marcos Godoy.

Ya en el complemento, Pochettino se la jugó y metió a Cereseto por Flamenco. Pero el equipo no lograba generar. Por eso luego mandó a Armoa a la cancha por Tedesco. Sin embargo, sus dirigidos no estaban en su tarde y no conectaban. La más clara la tuvo Cereseto tras un pase de Armoa, pero el disparo salió por encima del travesaño.

Cuando moría el partido, Cereseto se hizo cargo de un penal y lo convirtió, pero no le quedó tiempo al equipo de Claudio Pochettino para al menos llevarse un punto. Dolorosa derrota para Central Córdoba, que cayó siendo notoriamente superado por un rival que venía abajo en la tabla.