Central Córdoba mereció más pero se tuvo que conformar con el empate

El Charrúa fue superior al Villero a lo largo de todo el partido, pero no pudo romper el cero. Los de Claudio Pochettino detuvieron su racha de triunfos consecutivos.

Central Córdoba recibió en el Gabino Sosa a Villa San Carlos. Desde un primer momento quedaron claras las intenciones de cada uno. Los locales salieron a buscar el triunfo desde el primer momento, mientras que los de Berisso pretendían cuidar el cero y, de ser posible, sorprender con alguna contra.

Durante la primera etapa, el Charrúa fue superior, aunque no logró generarle peligro serio a Tauber. Tuvo muchas llegadas que terminaron en rechazos de los defensores cuando caían los centros, o remates que rebotaban en alguna marca y terminaban en un corner. Aunque no hizo trabajar mucho al arquero rival, lo cierto es que los rosarinos fueron los que más cerca estuvieron de convertir.

En el complemento, el trámite se mantuvo igual. Villa San Carlos no hacía trabajar Juan Marcelo Ojeda. El medio campo del local hizo un gran trabajo y prácticamente no dejó salir al Celeste. Así, Central Córdoba se cansó de intentar e intentar, hasta que las chances empezaron a ser más claras.

Ya pasada la mitad del segundo tiempo, Tedesco tuvo una oportunidad cuando una pelota le cayó en los pies entre el punto del penal y el área chica, pero sin recorrido en la pierna, no pudo esquinar el remate y el arquero la atrapó. Ya sobre el final, primero Federico Ferrari convirtió, pero estaba en offside.

En la última, Delgado, que entró y con un muy buen rendimiento, tuvo un cabezazo por el segundo palo, pero sin ángulo no pudo meter la pelota entre el arquero y el poste, y el disparo pegó en el lateral de la red. Todas las claras llegaron en el cierre, pero el Charrúa no lo pudo aprovechar.

Así fue que ambos debieron conformarse con un punto, aunque la sensación es amarga para los de Claudio Pochettino, que fueron superiores, pretendieron el triunfo desde el comienzo, pero les faltó esa cuota de precisión y tal vez suerte para conseguir su cuarta victoria consecutiva.