Bauza logró poner la casa en orden en Central

Las fuertes tormentas desaparecieron del radar desde la asunción misma de Edgardo Bauza. Las ráfagas de goles en contra perdieron intensidad como rayo. Central ofrece otro clima en la actualidad. El equipo está viviendo un veranito bastante intenso. Luce eficaz en la Superliga. También en la Copa Argentina. Aunque es cierto que destina algunas precipitaciones a la hora de generar juego. No obstante, el Patón dirige a la tropa desde la torre de control con muchísima calma, fruto del buen inicio de campaña, ya que el canalla es uno de los principales focos de atracción que tiene el certamen doméstico. El próximo lunes puede recuperar la cima si Racing cede puntos ante Lanús. Aunque para eso restan varios días. El entrenador se tomará el tiempo que sea necesario para hacer fútbol y luego confirmar a los titulares. Nadie lo apura. Tampoco tiene presiones porque hasta el momento los números lo alimentan y nutren de lo lindo.

Bauza viene apoyando la cabeza en la almohada con mucha paz interior. Desde que regresó al pago apeló siempre a su plan estratégico, más allá del qué dirán. En ese sentido reiteró que no le importa lo que dicen los de afuera. El Patón es leal a sus convicciones. Podrá ceder, pero jamás traicionará su estilo, que puede ser ortodoxo, pero a la larga siempre termina dando grandes dividendos. Los archivos contables así lo certifican.

Arroyito vive un clima político espeso porque el domingo 30 serán las elecciones. Pero plantel y cuerpo técnico están en otra esfera. No se dejan contaminar por la política.

Y eso los viene potenciando. Porque Central tiene la casa en orden como consecuencia de que el country de Arroyo Seco es una especie de muro de contención. Los protagonistas, sean jugadores o staff técnico, se dedican solamente a entrenar. Tienen la mente puesta en la táctica y estrategia a realizar el próximo lunes en el Gigante, que será cuando Central reciba a Defensa y Justicia, por la 5ª fecha.

Porque para el grupo es tan importante la Superliga como la Copa Argentina. Bauza, en ese sentido, apunta a pegarle al medio a ambos torneos, pero poniendo atención a cada presentación sin mirar más allá del dulce presente que los envuelve. El DT sabe que logró poner la casa en orden. Y en esa dirección buscará coronar algo en un futuro cercano.