Balean el frente de una capilla por denuncias del cura contra la venta de droga

Era el jueves de la semana pasada. Dos días antes lo habían amenazado unos narcos del barrio: “Agarrá plata, callate la boca o te quemamos”, le dijeron dos chicos de “no más de 18 años”.

El cura decidió mandar un mensaje a su comunidad de la parroquia “María Reina”, en barrio Larrea, Juan Pablo Núñez, el sacerdote de 37 años y oriundo de Villa Gobernador Gálvez, tipeó en su celular: “Docentes y comunidad de María Reina. Hace unos meses la violencia se incrementó en el barrio por la venta de drogas. Tomé contacto con autoridades y los denunciamos. Tenemos vecinos amenazados para que vendan drogas o callen su boca. Confiamos en la protección de María”.

Pasaron algunos días y la madrugada del domingo doce balas calibre 9 milímetros perforaron el frente de la capilla y las puertas del Colegio Paulo VI. El cura sabe que el mensaje que mandó llegó a “los narcos del barrio” y que las balas fueron la respuesta. Pero dice que no tiene miedo. “Es mi misión pastoral”, aseguró ayer frente al altar.

A las 3.23 del domingo una moto llegó hasta México al 1000 bis. Allí funciona la parroquia “María Reina” y enfrente está el colegio Pablo VI. “Se escucharon primero unos seis o siete tiros y después otros más”, contó un vecino. Siete tiros fueron directos contra la puerta de chapa del colegio, y unos ocho más perforaron el frente vidriado de la capilla y llegaron al altar.